Cuando tenía 3 meses Luz Mary fue diagnosticada con leucemia. Requería un trasplante de médula.  

Aunque todos sus familiares hicieron las pruebas de compatibilidad, ninguno resultó ser un posible donante, pero el amor y la voluntad de esta familia fueron más fuertes.  

Cruz, la mamá de Luz Mary, quedó embarazada y este nuevo bebé -como tomado de una película- resultó compatible.  

Desde Yaraguapal, en el estado Sucre, al Oriente de Venezuela, se fueron a Maracaibo, en el Occidente y de ahí cruzaron el Atlántico para llegar a Roma, Italia, donde se hizo el trasplante.  

De regreso a Venezuela fue necesario el seguimiento y control de la niña durante varios meses en el Hospital Domingo Luciani, en Caracas, para asegurar el éxito del trasplante. 

Casa Ronald McDonald fue ese lugar donde la historia de Luz Mary y el amor infinito de su familia tuvieron un final feliz.