Un accidente dejó al pequeño Jeancarlo, de 11 años, con severas quemaduras principalmente en su cuello. Sus padres, Fabio y Jackelin, una familia piaroa -comunidad indígena del Amazonas- no dudaron en  viajar a Caracas para operar a su hijo y darle la oportunidad de una vida sin cicatrices.   

A pesar de las dificultadas por hablar una lengua distinta y de no haber salido nunca antes de su comunidad tan lejana de la capital -casi en la frontera- la familia Cardozo insistió.  

“Fue la primera vez que viajé en avión y aún siento miedo” recordó Jackelin, pero Jeancarlo se adaptó rápidamente a la Casa e hizo nuevos amigos “para toda la vida”.  

Hubo dos intervenciones quirúrgicas y una recuperación total en la Casa Ronald McDonald. Jeancarlo ha vuelta a su hogar, con sus dos hermanos y con la comunidad piaroa que siempre estuvo pendiente de él.