La Casa Ronald es una bendición de Dios, un lugar donde me siento querida, comprendida, protegida.

Los días o meses de estadía recibo consuelo y me siento bien a pesar de las dificultades que estoy pasando. 

Antes de llegar a la Casita pasé muchas peripecias por más de dos años cuando venía a Lima. Muchas cosas pasamos Lucy y yo desde que ella nació, hasta hemos dormido en la calle.

Mi familia en Ayacucho ya no siente preocupación cuando vengo a Lima porque saben que estoy en la Casita.

Siempre estaré agradecida con Dios y con todo el equipo de la Casita porque hacen todo lo posible para que estemos bien.

Para Lucy, es lo máximo estar acá, se siente acogida, se desenvuelve como es. Gracias por tanto aprecio a ella. Le encanta venir a Lima  a pesar de los pinchones que recibe en el hospital. En la Casita ella tiene muchos amigos.

 

Sra. Nelly Sulca Gómez

Mamá de Lucy Rosario Yucra Sulca - 5 años

Ayacucho – Perú