El 3 de enero Katerine, hija de Dulce y Wilmer fue trasladada al Hospital Roosevelt de emergencia porque le detectaron un soplo en el corazón. Desde el 9 de enero del 2017 la familia de Katerine se hospedo en Casa Ronald McDonald.

Katerine permaneció en el intensivo por 72 días y sus padres no tenían los recursos necesarios para pagar un hotel y tampoco conocían a nadie en la capital que pudiera ayudarlos. Pero cuando más lo necesitaba Casa Ronald McDonald apareció. 

Juntos los papás de Katerine se turnaban para poder estar al lado de su bebé. Dulce se quedaba en las noches en la Sala Familiar de Unicar y en las mañanas, el papá pasaba todo el día en el hospital esperando noticias de su bebé. 

Gracias a Casa Ronald McDonald y a la Sala Familiar de Unicar, la familia de Katerine pudo permanecer cerca cuando más lo necesitaba. Después de 99 días de estar lejos de su hogar, la familia de Katerine pudo regresar a su casa para disfrutar junto a su bebe.