Soy la Gerente de la Casa Ronald Cartagena desde que abrimos las puertas en marzo del 2015, para mí la Casa Ronald es otro hogar lleno de alegrías y satisfacciones, llegar cada mañana y ser recibida con el amor de los chiquitos y el cariño de los adultos no tiene precio. Siento que no llevo mucho en la Fundación, pero he recibido grandes lecciones de vida, familias que pese a sus dificultades son optimistas, luchadoras y solidarias, chiquitos con tratamientos dolorosos que llegan a la Casa mostrándonos sus “puyas” como ellos mismos dicen, pero con una sonrisa y la seguridad del amor que les tenemos.   Frases como “totorra (Doctora) ya llegué del hospital…”, “gracias por hacer este día tan especial” y muchas más, hacen que uno se enamore perdidamente de esta Casa y de esta labor.